Mormon Newsroom
Nota de prensa

Latter-day Saint Charities bendijo a millones de personas en 2019

El informe anual de 2019 detalla obra del organismo benéfico de los Santos de los Últimos Días

La influencia mundial de Latter-day Saint Charities aumentó en 2019 para bendecir a millones de
personas en 142 países y territorios por medio de 3221 proyectos en colaboración con 2000 socios. La organización humanitaria de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días ha publicado hoy estas cifras y otras más en su informe anual de 2019.

Latter-day Saint Charities materializó su visión de atender a los necesitados, promover el voluntariado e inspirar la autosuficiencia de varias formas:

  • Respuestas de emergencia: 194 proyectos en 64 países y territorios
  • Atención oftalmológica: 129 819 personas atendidas en 32 países y territorios
  • Atención a madres y neonatos: 83 555 personas atendidas en 27 países y territorios
  • Seguridad alimentaria: 181 398 personas atendidas en 15 países y territorios
  • Agua limpia y saneamiento: Se ha ayudado a 316 790 personas en 26 países y territorios
  • Vacunaciones: Seis campañas para eliminar enfermedades en países en vías de desarrollo
  • Sillas de ruedas: Se ha ayudado a 52 381 personas en 41 países y territorios
  • Respuestas a crisis de refugiados: 387 proyectos en 48 países y territorios
  • Proyectos comunitarios internacionales: 994 proyectos en 107 países y territorios
  • Proyectos comunitarios en EE. UU. y Canadá: Varios proyectos en 42 estados y provincias

Además de ser financiada por Santos de los Últimos Días que efectúan donaciones al Fondo de
ayuda humanitaria de la Iglesia, Latter-day Saint Charities es subvencionada también por otros
donantes generosos. En 2019, Latter-day Saint Charities utilizó estas donaciones para ayudar a
personas necesitadas de todo el mundo. Estos fondos representan solo una pequeña parte de los gastos anuales combinados de ayuda humanitaria y de bienestar de la Iglesia (cerca de 900 millones de euros al año). Estos gastos incluyen asimismo un uso significativo del fondo de ofrendas de ayuno de la Iglesia, que los obispos locales utilizan para ayudar a los miembros más pobres de sus congregaciones.

Desde la creación de la organización en 1985, Latter-day Saint Charities ha proporcionado más de 2050 millones de euros de asistencia humanitaria en 197 países.

    

Latter-day Saint Charities en 2019 ha respondido a varias catástrofes, entre ellas los ciclones Idai y Kenneth, los cuales provocaron inundaciones que destruyeron cosechas de Mozambique, Malaui y Zimbabue la primavera pasada. Trabajando junto a socios mundiales y locales, Latter-day Saint Charities proporcionó alojamiento y alimentos a las personas devastadas por los estragos de las tormentas. Por supuesto, la recuperación de esos desastres va mucho más allá de sus consecuencias inmediatas. Meses después de los ciclones, Latter-day Saint Charities y sus socios siguen reparando y renovando las escuelas antes de que llegue la estación lluviosa, a fin de ofrecer a los alumnos un lugar seco para estudiar y aprender.

Al reflexionar sobre la obra humanitaria del año pasado, la presidenta de Latter-day Saint Charities, Sharon Eubank dijo que un principio fundamental del trabajo de la organización es averiguar primero lo que necesitan las personas y luego movilizarse para ayudarlas.

“Cuando se ven algunas de las reacciones que se produjeron el año pasado ante catástrofes, como el ciclón en Mozambique, las respuestas para paliar el hambre, el trabajo que efectuamos ante diferentes huracanes y cosas por el estilo, el principio fundamental es ponerse en marcha y
averiguar lo que las personas necesitan ahora y lo que necesitarán más adelante, y entonces podemos trabajar para cubrir esas necesidades”, explicó ella. “El informe anual refleja parte de la
labor más intensa que hemos sobre el terreno, averiguando cuál es la necesidad real”.

La hermana Eubank también señaló la importancia de las palabras Latter-day Saint [Santos de los
Últimos Días] en Latter-day Saint Charities. Hasta el pasado agosto, la organización tenía el nombre de LDS Charities. El nombre se cambió a Latter-day Saint Charities para estar en armonía con las instrucciones del presidente Russell M. Nelson en cuanto a usar el nombre completo de la Iglesia.

“Con su recomendación de utilizar el nombre completo de la Iglesia, nos hemos convertido en Latter-day Saint Charities”, declaró la hermana Eubank. “Me gusta mucho lo que transmite ese nombre porque es la organización benéfica de los Santos de los Últimos Días, ellos la financian y aportan muchas horas de voluntariado y de interés por la comunidad. Así que realmente reflejamos los ideales, la energía y la esperanza de los Santos de los Últimos Días”.

“El informe anual es parte de nuestra rendición de cuentas a los Santos de los Últimos Días que han donado al fondo humanitario en el recibo del diezmo”, dijo la hermana Eubank. “Forma parte de rendir cuentas a las personas que han dado tanto, para que puedan ver lo que hacen sus
donaciones”.

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.